domingo, 17 de abril de 2011

El origen de todo: El Dado

El vocablo dado proviene quizás del árabe clásico a‘dād, números; otros lo hacen derivar del Látin datum, (algo) dado o jugado.

Los dados se consideran derivados de la taba (nombre vulgar del astrágalo de los mamíferos) y de origen asiático. En el texto épico-religioso hindú Mahbhárata aparecen menciones del juego de dados.

Fueron también muy usados en Grecia y Roma, como consta por algunas pinturas de vasijas y por los objetos mismos frecuentemente hallados en excavaciones. En Roma se llamaban álea (como dijo Julio César al cruzar el Rubicón: Alea jacta est: ‘el dado tirado está’ o «La suerte está echada». De álea proviene aleatorio, ‘al azar’.

Aunque generalmente se hacían de marfil o hueso, se encuentran varios de ágata, bronce y vidrio y no faltan algunos fraudulentos que tienen o han tenido relleno de plomo en uno de sus lados. Los romanos designaban todas estas piezas con el nombre de téseras de juego (tésserae lusóriae) pero también llamaban téseras a los billetes de entradas para los teatros y las diferentes clases de bonos y medallas de premios que solían hacerse de metal, marfil o hueso con figuras grabadas



Sacado de la Wikipedia

0 comentarios: