sábado, 29 de diciembre de 2012

YO CONFIESO #2


Yo confieso...... no tener aguante con los chavales.

Para quienes no me conozcáis, hace unos 8 años aproximandamente, inicié mis primeras andaduras en el mundo del wargame, con tan solo 16 años. Fui la primera persona en crear una asociación de Warhammer en mi localidad. Dicho club duró unos 4 años. Tuve que enseñar a pintar y a jugar (dentro de mis posibilidades, puesto que con el tiempo siempre se coge más experiencia) a más de 30 chavales. ¡Os podéis hacer una idea! Había días que era un auténtico caos. Si yo tenía unos 18 años más o menos, los niños o niñas tenían alrededor de 13-15 años. Esa edad de la que casi todo el mundo, a lo largo de nuestra vida, queremos olvidar por lo patético de nuestro comportamiento. No obstante, en ese momento para mí no era ningún problema. Tal era mi pasión por el hobby y las ganas de transmitir a la gente lo bien que me lo pasaba con él, que a pesar de los miles de berrinches que podía tener, siempre sacaba lo mejor de mi mismo. Una época para recordar.

Pero ahí no queda todo. Después, mis andaduras se trasladaron a la capital, Ciudad Real, donde estuve otros tres años trabajando como colaborador en la tienda de Zona 84. Como pasaban los años me daba cuenta que, sin saber encontrar una explicación coherente, cada vez, tenía menos aguante. ¡Es más! Cariñosamente los chavales, (a día de hoy ya no tan chavales) me pusieron el apodo del Poli Malo, porque eramos dos quienes enseñábamos a jugar y a pintar en la tienda. Y yo era el que menos aguantaba de los dos las chorradas. ¡Bueno! La verdad es que mi compañero (un saludo para Taitoquic) era demasiado buenazo ;)

A día de hoy, estoy colaborando en la tienda que han abierto en mi localidad, Leyenda Comic. Y esa paciencia que al principio de todo, me duraba semanas enteras antes de regañarles a los chicos, ahora me dura horas. :S ¡Si! ¡Lo que escucháis! No es que me haya vuelto un viejo cascarrabias. A primera vista, es lo que podéis llegar a pensar. Sino que ya no aguanto ciertos comportamientos que antes los pasaba por alto. ¡Claro que sigo con esas ganas de que la gente se aficione a los mismos hobbys que yo! Pero es cierto que muchas veces pienso si merece la pena estar perdiendo horas de tu vida para que luego de esas "x" personas solo tres se aficionen de verdad. 

Es una carga que me temo que llevaré por muuuuuuuucho tiempo. 

Espero que os haya gustado y si a vosotros os ha pasado algo parecido, compartir conmigo esas experiencias.

Saludacos

Homerleonidas

2 comentarios:

bairrin dijo...

La culpa es de los niños. Ni te lo plantees. Yo también trabajé con chavales (pero lejos del hobby) y la verdad es que acabé con un concepto bastante bajo del ser humano en general. XD

Homerleonidas dijo...

Jajajajaj Si lo peor de todo es que no se que lo que tengo con los chavales, una especie de imán que siempre quieren estar alrededor de mí. No tiene por que ser por el hobby pero siempre quieren estar conmigo, cuanto más peques aún más. Ya te digo....una maldición gitana jejejej