jueves, 5 de diciembre de 2013

Ya ¿y de que va Mutant Chronicles?



En un futuro lejano el Sistema Solar está repartido entre Megacorporaciones que han sustituido a las naciones, empresas tan monstruosamente enormes y poderosas que tras agotar la Tierra más allá de toda recuperación esquilmaron sus últimos recursos para poder colonizar otros mundos con millones de empleados, que se encuentran enfrentadas entre sí y con un una poderosa fuerza oscura que acabó con su antigua civilización al volver a las máquinas contra sus amos. Solo el recién nacida Cybertronic, que solo tiene un siglo de edad, es capaz de producir tecnología que resista este impulso. Sus ordenadores no intenta provocar que te suicides, por ejemplo.





Este mal, la Oscuridad, fue despertado por los propios exploradores humanos que fueron más allá de Plutón, a Nerón...la base desde donde la corrupción se fue extendiendo como una plaga.
La Oscuridad tiene a sus Apóstoles Oscuros y sus legiones oscuras como arma contra una Humanidad dividida cuya única luz es la Hermandad, una poderosísima Organización que es algo más que la brújula moral de los Mundos. Es el escalpelo que combate la corrupción entre los Humanos, con su Inquisición, y el principal escudo de la plebe.

El mundo de Mutant Chronicles vive anclado en la era de los combustibles fósiles y la estética de lo años 40-50 del siglo XX. Sus ciudades son enormes, como gigantescas son las Torres de las Corporaciones y las Catedrales y la pobreza de la inmensa mayoría de la gente. Contaminadas y violentas son como manchas sobre Marte, Venus, Mercurio, los Asteroides y Luna, donde se encuentra la más grande y antigua de las urbes de la Humanidad. Muchas de ellas son paralelismos de ciudades reales, y replican sucesos históricos del pasado: por ejemplo, hay un Hong Kong y Luna City recuerda mucho a Nueva York.



Los seres humanos viven bajo la sombra de las Megacorporaciones, que son al mismo empresas y culturas. Capitol, la más grande de todas, es una versión gigantesca de los Estados Unidos de la Era Reagan; Mishima es una mezcla del Japón capitalista, con sus currelas explotados y coches de mierda, y el feudal, con samurais, dividida entre 3 poderosos herederos que andan a la gresca entre ellos y la Hermandad, por no abrazar la FE. Luego tenemos a Bauhaus, que a mí me gustan mucho, que es un reflejo de la Europa del siglo XIX y principios del XX, con una poderosa aristocracia y una industria de élite. Imperial es Reino Unido antes de serlo...andan divididos en multitud de clanes que se joden los unos a los otros hasta que alguien intenta comerse su terreno; son una Megacorporación pequeña y muy agresiva cuyos dominios son los Asteroides y que son los culpables de haber soltado a la Oscuridad. Putos ingleses.
Y finalmente está Cybertronic, la más joven y pequeña, la más polémica por desarrollar IA y tecnologías que atentan contra las ordenanzas de la Hermandad. Odiada por haber llevado a su bando a muchos de los genios de las otras Megacorporaciones y envidiada por ello, y por su tecnología incorruptible. Cybertronic es el misterio moderno del momento presente.

Todas ellas compiten y luchan a muerte por los recursos de los mundos y las ganancias. El espionaje es norma y la corrupción terrible. En este mundo oscuro solo dejan sus diferencias frente a la Oscuridad, contra la cual crearón a los Doomtroopers, la élite de la élite, a los cuales pusieron al servicio del Cartel. Porque en este mundo oscuro y terrible también puede haber héroes.

En posteriores entregas hablaremos de la Hermandad. Y si queréis de las distintas Megacorporaciones.

0 comentarios: